viernes, 13 de enero de 2012

Musas



Incansable,  en el aire. Seca
hasta los ganglios
con ese vacío que corroe  o deja vida confundida con la muerte,
dónde la expresión prima 
 de contarla se disuelve, yo
culpo a la belleza. Traspongo el pueblo sacudo las  ganas de día vivido         vos.   El estómago   pega    vas
y los  peces  recobran  toda  inocencia hasta pintarse de naranja  página celeste  por aquello de andar con la tristeza aburrida de estar triste, escribiendo,  escribiendo  poemas por un abrazo,  veme. 
-Dijo- 
  lugar que se habita espacio de
veme escribiendo sin proferir una palabra a pupilas idiotizadas  de adrenalina veme Callada y queda 
 cuerpo endurecido no resististe un, solo, sueño, estruendo, más. –
Oh! mudoestruendo prendido.
 Nace un sentimiento  nuevo de generado en seso -es Vallejo.  Echarte al mundo de camino en siestas  -es Vallejo, hablar sin agua sin comida y sin besos-  hasta que la muerte nos separe en la cama
  leerme  al hablar el poema  viene a,   amor 
bosquejo que después adquiere ideologías profesiones u oficios principio de margen conjunción De noches  prendida a un cigarrillo, digo: -mañana Para que el sueño se engañe: mañana venga sin resistirse, sin tener que rogarle, me invito cómo si urgiese memoria a medias, a copa llena en las urgencias Urge de leo,dejo. amo,dejo me comprometo e igual rebalso aburrada en este sin sentido, la página. Nada cambia ni cambio  silueta, tampoco los  brazos,  ni sombra al frente con la tropilla que ofende, tropilla de cabeza de para    exige    nace y sin   saber  cómo   puta   conseguir  des nazco apoyada en la birome en palabras de las que ni el yo se apropia, que apenas recibo soñadas, más bien un humo de tabaco, un pie  un esbozo chillido, ni siquiera, Un sube que se amontona y de escribirlo escapa Tampoco es cosquilla,  intento, el ir por pecar- pescar en el o la boca del estómago lo que no se dice porque no llego, volvemos, vuelvo, nunca,  nunca cada poema   era , era lo que no podemos contar del sueño lo más rico, lo que no tiene palabras en el acto, la imposibilidad, despueblada. Un lugar  que se habita un espacio de sigue  se va  busca de otra  lo nuevo  lo que hay
que abrir   página  formar hilo yendo
 espacio que ocupa y dejamos a la deriva que viene por el intento y yo sin decir
 muestro la espalda en brisa de sube y baja, alguna postura del cabello  a golpe de minutero que marca,  lenta lento
damos a sombra del ri que pisamos siendo una silueta un pulóver dos brazos lo que sea que queda
y se va  
de suelta  Confieso 
Cruzo el pueblo a amarte
 lucharnos olernos estar vivos como cuando se está solo sólo el uno del otro
 la otra 
limpia e impuro esparcir 
              a  las flores de tu amor sobre la mesa 
 aquietarme.



Avanti

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook
Se ha producido un error en este gadget.