lunes, 16 de septiembre de 2013

hablar, o escribir, nada más.



La necesidad es de hablar, o escribir, nada más 
Una crea un blog con la idea equivocada, de mi parte, que era la de publicar algunas cosillas que a la larga irán a formar parte de un libro, papel,
resabios de principio de , envejecimiento, le llaman. 
Esos achaques que nos atribuyen de románticos. Apoderamiento de la palabra que parece ser nuestra por estar ahí, cerquita, sin pantalla. Aunque debiésemos, dicen los eco, los new eco,  pero
 me puede, el libro papel es lo que está ahí, listo, para compartir o recibir como lectora, lo que me pone en complicidad con ese otrao que se dio a la palabra en el libro, así sea para inventarnos una historia,u otra
(aclaremos esto - cuando termino las palabras en oa, es por una cuestión de género, exacto!-)
  el ser, el aroma, el erotismo, la posición, en fin, el papel, con los pies colgando sobre el  apoya brazos del sillón,
bajo una luz de lámpara, o  estirada debajo del ventilador..
No. Es que no podemos olvidar el papel los de más de cuarenta. La infancia, dicen  algunoas lectores.  
           que  el editor se ocupará de publicar, pero resulta que el blog, decía, debiese ser un espacio propio de noticias acerca de una, digamos.
Donde vaya un yo, en un yoísmo absoluto y vuelque lo que todos mueren por saber, supongamos, de chusmas nomás, de saber por saber, o por manejar cierta información de la otra, noticias, o parecido
y este yo, queriendo, pretende, siempre pretende una cierta poesía. De casi, de arrime, de estar al oído,
y resulta que también muchaos otraos, lo pretenden, o no habría tantos blog de poesía. 
(poesías libres, creativas, gotas, dicen algunas categorías de algunos grupos, pero no debiese ser eso la poesía, siempre?) 
Me propuse hablar tal como si esta pantalla fuese una ventana, una buena ventana, con postigos,  vidrios, y con esas manchitas que siempre dejan las moscas. 

 No lo hice,  hubiese querido, pero nada, 
nada más voy al cuaderno, 

y ahí está mi llano, mi parte, 
mi otra-otro 

acá hay que andar prolija.

Avanti

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook
Se ha producido un error en este gadget.